Time blocking que es y como emplearlo: aumentar la productividad

Imagen sobre productividad

El time blocking es una herramienta que he visto emplear a muy muy poca gente. Aun así, aquellos que han conseguido constancia en su uso han logrado un control francamente asombroso del tiempo. Se trata de un método que se considera fuera de la productividad como tal, a entenderse, fuera del grupo de técnicas como GTD, Tomatoro, etc.

Se trata de un método treméndamente sencillo de seguir, siempre que se tenga disciplina, es necesario huir de las distracciones como los smartphones y sus ‘fantásticas’ notificaciones.

Calendario productivo. Muy recomendable para el time blocking.

Idea básica:

La idea básica de este método de productividad se basa en la división del tiempo en bloques. Dentro de dichos bloques se englobará una tarea o fragmento de la misma, durante ese tiempo el foco debe estar centrado única y exclusivamente en realizar dicha tarea, con el mínimo de distracciones.

Esta simplicidad es lo que dota de gran poder esta estrategia de productividad si se sigue al pie de la letra, no queda tiempo para distracciones, solo realizar el trabajo que se requiere. Esa sencillez también es una ventaja a la hora de almacenar la estrategia trazada; puede realizarse en una simple hoja de papel o usar herramientas como Google Calendar para anotar en ella los bloques, herramientas como el calendario de Google permiten llevar el time blocking a cualquier sitio en el smartphone, tablet o pc. Además en un calendario online se pueden añadir más detalles y modificar añadiendo o quitando información con mucha facilidad.

El time blocking no es para todos

Para llevar a cabo el sistema hace falta compromiso y honestidad. Si no se hace una buena estimación del tiempo requerido puede llegar a ser contraproducente y abandonada en poco. Planificar un número de tareas realista debería ser el primer punto de la creación del time blocking personal. A partir de este punto, por ejemplo, de 5 tareas diarias es cuando se puede ir subiendo el número de estas gradualmente. Así se puede conseguir una alta productividad sin apenas percatarse del aumento.

La parte negativa de su utilización es su mantenimiento. Cada día requiere un cierto mantenimiento para mantener todos los bloques planificados para ese día o el siguiente.

Escritorio productivo. Do more.

Las tareas reactivas son compatibles

La creación y ordenación de los bloques no tiene porque ser inamovible. El trabajo puede ser cambiante, pueden aparecer imprevistos y no tendría sentido centrarse en una tarea cuando de repente aparece algo de mayor prioridad. Se puede desplazar un bloque a otro momento para atender dichas tareas urgentes. Tal vez el uso de un sistema prioridades podría aclarar que bloques desplazar y cuales sería mejor no mover. Los colores pueden ser de gran ayuda.

Por último queda desearles suerte a quienes decidan dar un intento a dicho sistema. Personalmente lo utilicé una temporada, pero el soporte que empleaba (papel) no me permitía reasignaciones cómodas de los bloques, tal vez con el uso de Google Calendar le dé una segunda oportunidad. Si les gusta este tipo de entradas, tal vez publique más técnicas de productividad como las que utilizo o he utilizado.

Por último, a los que les guste tantear el juego, les recomiendo mi entrada hablando sobre la ruleta.

Deja un comentario